Entrada destacada

acne facial

Como mencionamos en oportunidades anteriores el acné se puede clasificar en cuatro grados. Sólo el que está enmarcado como de primer grado...

Mostrando entradas con la etiqueta sobre salud. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta sobre salud. Mostrar todas las entradas

domingo, 28 de febrero de 2016

Sed frecuente puede ser un signo de enfermedad


 #sed #muchased #sedfrecuente #enfermedadessíntomas #enfermedades #sobresalud

Con el calor es normal, la sed con más frecuencia. Ver cuando la sed excesiva puede indicar problemas de salud

Beber suficiente agua es importante, pero se siente sed todo el tiempo puede ser un signo de un problema de salud.

La Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos menciona estos posibles causas de la sed excesiva:

- Diabetes
- El consumo excesivo de alimentos salados o picantes
- Sangrado (que causa una pérdida significativa de sangre)
- Algunos medicamentos de uso continuo

Ver otros consejos de salud

- La pérdida neta y minerales resultantes de vómitos, diarrea o no beber suficiente agua
- La infección o quemadura grave
- Los problemas de riñón, hígado o corazón

viernes, 14 de octubre de 2011

Salud, Naturaleza y Educación


Muchos de nosotros, ocasionalmente, pasamos por el envidiable estado energético hipertímico -cuando corremos para finalizar una pila de trabajo, por ejemplo, antes de salir de vacaciones-.

Pero no podemos vivir así todo el tiempo salvo que hayamos heredado los correspondientes genes de energía, que un científico, Robert Plomin, investigador de la conducta del desarrollo, está tratando ahora de localizar en ratas como un paso hacia su localización en los humanos.

"El nivel de energía y actividad es, probablemente, más transmisible que la mayoría de los rasgos de personalidad", dice el doctor Plomin, profesor en el Colegio de Salud y Desanollo Humano en la Universidad Estatal de Pennsylvania. "Pero esto no significa que el ambiente no tenga su influencia". Factores ambientales de la niñez pueden fomentar o interferir con una vida de alta energía.

Pero incluso factores negativos pueden ser sobrellevados. El psicólogo Mihaly Csikszentmihalyi, de la Universidad de Chicago, quien estuvo investigando a personas de 70, 80 y 90 años que lograron cosas importantes en sus vidas (como recibir el Premio Nobel), se sorprende por cuántos de ellos fueron niños enfermos.

"Algunos tuvieron enfermedades graves y ahora están tan llenos de energía que uno pensaría que tuvieron una dosis extra de salud", dice.

miércoles, 7 de septiembre de 2011

Dieta, Sueño y Ejercicio


La dieta afecta los niveles de energía y la grasa juega un papel particular. "La grasa nos hace grasos", dice el cardiólogo James Rippe, director de un centro de investigaciones clínicas en Massachus-setts. Sintió alguna vez qué rápido se cansa cargando una bolsa de 7 kilos de artículos de almacén? Andar cargando 7 kilos extras de grasa tiene el mismo efecto. La Asociación Cardiológica Americana recomienda la reducción del consumo de grasas a no más de 30% de su ingesta calórica.

Rippe sugiere 23% y Ornish baja aún más el porcentaje, recomendando una dieta vegetariana alta en fibras y carbohidratos complejos, y con no más del 10% de grasa. Uno puede, por supuesto, obtener una oleada de energía del azúcar y de la cafeína. Pero cuando se evapora el efecto inmediato, se da cuenta que pidió prestada esa energía a uno mismo. "Primero viene la suba, luego la estrepitosa caída", dice Ornish. Sorprendentemente, acortar las horas de sueño para aprovechar más las horas de vigilia también puede impulsar los niveles de energía.

Durante la última parte del sueño normal nocturno hay un incremento del movimiento rápido de los ojos, o sueño REM. Esta es la etapa del sueño durante la cual, según las teorías, quemamos exceso de "envión generalizado", como se llama en la jerga psicológica a la energía básica que nos impulsa. Cuando acortamos el sueño REM madrugando, siempre según la teoría, esta energía se acumula. "Hemos visto que cuando privamos a animales de laboratorio del sueño REM, se vuelven más activos, más alertas, más agresivos, menos miedosos de su ambiente y más inclinados a acercarse y explorar cosas nuevas", sostiene el psicólogo Robert Hicks de la Universidad Estatal de San José, California.

Los humanos experimentan los mismos efectos. "Cuando la gente acorta sus horas de sueño, lo primero que notan es que tienen más energía y pueden ser menos temerosos y más agresivos en la forma en que encaran su trabajo. Pero hay un inconveniente. Al realizarles tests de habilidad para resolver problemas, la gente que duerme normalmente de seis a menos horas por noche, a menudo falla. Tienden a ser más reactivos que pensantes, a actuar rápida y decididamente dentro del ámbito de lo conocido por ellos. Pero cuando un problema excede los límites de lo conocido son más ineptos para encararlos", asegura el Doctor Hicks. ¿Qué pasa con la gente que dice necesitar nada más que 4 horas de sueño por noche? "La mayoría de los insomnes hacen varias siesútas por día. Acumulan sueño de otras formas", dice.

¿Qué sucede con el ejercicio? Aquí la paradoja es que uno puede conseguir energía gastando energía. Como los ejercicios nos vuelven más eficientes en el consumo de oxígeno, consumimos menos aire al realizar otras actividades. "Es como agrandar el tamaño del motor", dice Rippe. "Si un motor es capaz de hacer 150 kilómetros por hora, cuando uno va a 25 está usando menos de su capacidad".

Además, la gente que hace ejercicios tiende a cargar menos peso y, por consiguiente, a gastar menos energía cargándola. Lo más importante es que la actividad física regular preserva la masa del músculo magro y vigoriza y reduce el estrés. "Una de las razones principales por las cuales la gimnasia es tan energizante es que nos hace sentir calmos y en paz", aclara Rippe.

Todo lo que dijimos no 1 es nuevo, ¿no es cierto? ¿Entonces por qué en una investigación hecha a hombres y mujeres de 40 años en adelante se encontró que, ¿,c aunque todos pensaban que la gimnasia era importante, el 41% de las mujeres y el 33% de los hombres no se ejercitaban para nada?

Rippe piensa que el problema radica en que mucha gente cree, equivocadamente, que el ejercicio es un castigo o que deben ejercitarse vigorosamente por lo menos 30 minutos para obtener algún beneficio para la salud. De hecho, dice, se puede obtener significativo provecho simplemente con incorporar un total de 30 minutos de actividad moderada dentro de la rutina diaria, tal como una caminata animada, jardinería o subir escaleras. "Esta es una carrera ganada por la tortuga, no por la liebre", puntualiza Rippe.

martes, 24 de mayo de 2011

Noticias Salud - sin remedio


- Los almuerzos escolares desaprueban el examen de nutrición. En general, el 38 por ciento de las calorías que contienen provienen de grasas (los especialistas en nutrición sugieren menos del 30 por ciento) y un 15 por ciento proviene de grasa saturada, muy perjudicial para las arterias (el máximo sugerido es 10 por ciento). El almuerzo típico también provee casi dos tercios del límite diario de sodio recomendado.

En algunos lugares del mundo muere todos los días un niño menor de un año por causas asociadas con la falta de control del embarazo y del parto, en tanto que, como consecuencia de enfermedades de distinto origen, 20 de cada 100 chicos no llegan a superar el año de vida.

- La hipertensión arterial constituye el factor de riesgo más determinante en la incidencia de apoplejías (trastorno neurológico repentino). Antes de los 55 años de edad, los varones tienen un mayor riesgo de desarrollar hipertensión arterial que las mujeres; entre los 55 y los 65 años, los riesgos son casi iguales en ambos casos; pero después de los 65, las mujeres evidencian una mayor propensión que los varones. Por otro lado los afroamericanos, en particular los varones jóvenes, son propensos a sufrir de hipertensión grave.

- Casi 15.000 norteamericanos mueren cada año por ruptura de aneurismas abdominales. Comparado con el medio millón que muere anualmente de ataques cardíacos, el número de muertes debido a aneurismas es pequeño.

- Los riesgos de padecer el mal de Alzheimer aumenta con la edad. Aunque puede presentarse en gente joven, las estadísticas indican que uno de cada nueve sujetos mayores de 60 y uno de cada cinco mayores de 80 pueden sufrir esta enfermedad