Entrada destacada

acne facial

Como mencionamos en oportunidades anteriores el acné se puede clasificar en cuatro grados. Sólo el que está enmarcado como de primer grado...

Mostrando entradas con la etiqueta exceso de peso. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta exceso de peso. Mostrar todas las entradas

sábado, 30 de julio de 2011

Como vencer la obesidad infantil


INCLINE LA BALANZA

Si su hijo es obeso, existen caminos para impedir el avance de la aguja de la balanza:

- No dé al niño cualquier tipo de medicamento para disminuir el apetito.

- Busque orientación médica para detectar la causa del exceso de peso,

- Recurra a los tratamientos de mediano y largo plazo, con una dieta equilibrada. Los regímenes rigurosos no van con los chicos.

- No impida que el chico coma todo lo que le guste. Lo Ideal es hacerle entender que los excesos son perjudiciales. Por ello, los padres deben estar más atentos a las cantidades de comida consumida que de los alimentos propiamente dichos.

- Respetar los horarios de comida. Cinco o seis ingestas alimenticias diarias (incluyendo tentempiés de media mañana o media tarde) son más que suficientes. Algunos médicos son más flexibles al respecto, y no se preocupan tanto por la cantidad de comidas, sino por el número de calorías Ingeridas diariamente.

- No administre alimentos dietéticos por cuenta propia. Para el éxito del tratamiento es necesario seguir las Indicaciones del especialista que acompaña el caso.

- Incluir al protagonista de la dieta (el chico) en el control de la misma. Si el régimen consiste en el recuento calórico, permita que él anote en una tabla la cantidad de valores diarios consumidos, por ejemplo.

ALGUNOS CONSEJOS PRACTICOS
Más allá de las dietas, existen algunos trucos que podrán contribuir a que los niños mantengan el peso.

- Dejar siempre un poco de comida en el plato.

- Usar platos pequeños.

- Masticar bien los alimentos.

- No comer mientras se desarrolla otra actividad.

domingo, 24 de julio de 2011

Causas de la Obsesidad Infantil


Desde el punto de vista de la medicina, no todos los niños gorditos son obesos. Sólo son considerados de esta manera quienes están del 20 al 25 por ciento por encima de su peso ideal. Este valor puede determinarse al considerar las características físicas, o biotipo, y no consultando las tablas, que sólo sirven a modo de referencia. Muchos suponen que un niño obeso deberá cargar con ese estigma por el resto de sus días, pero no es así: si se detecta y trata la obesidad infantil desde la propia infancia, el cuadro se puede controlar, y hasta revertir.

Ser consciente de las causas del aumento de peso facilita el tratamiento. Entre los factores más comunes que pueden desencadenar un importante sobrepeso corporal podemos destacar:

- Herencia genética: las estadísticas muestran que el 80 por ciento de los niños obesos tienen padres de similares características, y el 50 por ciento tiene una madre o un padre obeso.

- Ingestión excesiva de alimentos: esto ocurre porque el niño fue estimulado a comer de más, o bien por el mal funcionamiento del hlpotálamo (el encargado de regular el equilibrio entre la ingestión de alimentos y las necesidades energéticas del organismo dentro del sistema nervioso central).

- Trastornos emocionales: a pesar de no ser consideradas como la principal causa de obesidad, las condiciones psicológicas del niño son capaces de desencadenar un descontrol del peso. Los especialistas sostienen que, en numerosas ocasiones, la comida es utilizada por los pequeños para demostrar enojos, disconformismos, conflictos y falta de afecto. El resultado: cuando crece, el niño Interpreta que todos sus problemas pueden ser resueltos a través de la ingestión alimenticia..

- Falta de ejercicios físicos: pasar todo el día frente al televisor o ante los videojuegos estimula y acostumbra al niño a llevar una vida sedentaria. El cuerpo necesita del ejercicio para quemar calorías.

- Disfunción del páncreas: el páncreas es una especie de termómetro de la cantidad de azúcar del organismo. Cuando no está funcionando correctamente permite que el cuerpo retenga más azúcar de la necesaria, lo que termina provocando un aumento del peso corporal.

- Problemas con la glándula suprarrenal: el mal funcionamiento de esta glándula produce un exceso de producción de cortisol. Cuando esta hormona es sobreproducida provoca un aumento del peso.

- Mal funcionamiento de la glándula tiroidea: esta glándula tiene la función de controlar el gasto de energía de nuestro cuerpo, Si está funcionando de manera irregular, impide el equilibrio entre calorías Ingeridas y calorías quemadas. El resultado es que muchas veces la aguja de la balanza acusa un aumento del peso, a pesar de que el pequeño no esté comiendo en abundancia.

Para los especialistas las últimas tres causas sólo representan el cinco por ciento de los casos de obesidad. Por lo tanto, las madres deben estar atentas para detectar las causas reales del sobrepeso, así como escuchar estos datos:

• Las niñas tienen mayor tendencia a engordar.

• La obesidad impide el normal crecimiento de los chicos.

viernes, 18 de febrero de 2011

Dietas y Nutrición - consejos para no subir de peso


ESTE INVIERNO NO GANE UN SOLO KILO
Hasta ahora nos hemos ocupado de cómo nutrirnos correctamente, pero no hablamos de otra de nuestras preocupaciones básicas frente a la comida: conservar el peso adecuado, La idea de que en invierno se suelen ganar unos kilitos no es del todo falsa pero tampoco completamente cierta.

Algunas personas engordan porque, en general, quienes tienen problemas con la comida, suelen confundir la sensación de frío con la de hambre y esto los lleva a comer más, eligiendo comidas con muchas calorías.

Pero esta trampa puede evitarse. Si se respetan algunos buenos hábitos alimentarios es absolutamente posible comer equilibradamente -y por lo tanto nutrirse bien- sin ganar peso. No se ponga a régimen estricto ni se prive de los humeantes platos que caracterizan la mesa del invierno.

Tan sólo trate de respetar estos consejos que son los pilares de la nutrición invernal hipocalórica:

- No se saltee ninguna comida. Esto le evitará tener hambre, y por lo tanto comer cualquier cosa, preparada de cualquier forma. Además cada comida significa un consumo de energía debida a la acción dinámica específica de los alimentos. Esto explica por qué tenemos menos posibilidades de engordar haciendo 3 ó 4 comidas, más que repartiendo la misma cantidad en sólo dos comidas.

- Dé mayor importancia al desayuno y el almuerzo. En la primera parte del día se quema mejor la energía liberada por los alimentos. Entonces no hay que temer hacer un desayuno copioso y tomar al mediodía una comida bastante sustanciosa. En cambio a partir de media tarde domina el mecanismo de conservación del metabolismo. Es por eso que si lo que se quiere conservar es la línea lo más prudente sea cenar liviano.

- Beba abundantemente, en invierno no tenemos demasiadas ganas de beber y generalmente lo hacemos en forma insuficiente. Sin embargo, las necesidades del organismo son altas debido principalmente a la calefacción. Una buena costumbre será tomar cada día entre dos y tres bote-llitas de medio litro de agua, fuera de las comidas esto asegura una rehidratación correcta del organismo y permite una buena eliminación de las toxinas.

- Elija alimentos pobres en lípidos -o grasas que es lo mismo: los lípidos de estos platos deben aportar menos del 30% de las calorías de cada plato. Además, sería conveniente que dos tercios de ese 30 por ciento provengan de ácidos grasos polin-saturados.

- Prepare platos ricos en proteínas: necesarias para preservar los músculos y la energía.

- Consuma la justa cantidad de glúcidos -azúcares- indispensable para evitar las fatiga repentinas. La mejor fuente son las frutas.

- Si usted controla las calorías sepa que los platos principales no deben tener más de 300 calorías por porción.

jueves, 17 de febrero de 2011

Los Antikilos - no suba más de peso!


Ciertos alimentos van a ayudarlo más que otros a combatir las enfermedades que trae el frío y, al mismo tiempo, conservar su figun no los ignore. A la inversa,"le convendrá evitar o incluso descartar aquellos que debilitan sus defensas o son peligrosos para la cor servación del peso correcto.

Para hacer más fácil su identificación, los hemos clasificado como Callentes, Tibios y Fríos , como en le juegos de los chicos. Perrrfatenclón!, esta clasificación no tiene nada que ver con la temperatura de esos alimentos. Es nada má que un modo de distinguirlos. Siempre que lo asalte una duda acerca de la elección más razonable consulte el siguiente cuadro:

- Productos lácteos livianos como leche descremada o semidescremada, yogures y quesos frescos bien magros o light, quesos con el 25 al 30 % de materias grasas. Puede incluirlos en cada comida.

- Pescados y todas las carnes magras, incluyendo aves: una o dos veces por día según el tamaño de las porciones.

- Verduras de estación como endivias, coliflores, repollo, zanahorias, bróccoll, acelga, etc. congeladas o en conservas al natural: ninguna restricción para su consumo.

- Frutas frescas (contienen azúcar): 2 a 3 por día como máximo.

- Pan (o equivalentes como galle-titas y cereales): preferiblemente durante el desayuno, pero se pueden incluir con límites en las otras comidas del día.

- Féculas como papas, pastas, arroz, legumbres secas, sémola: no más de una vez por día y como plato principal.

- Grasas: prever cada día 2 a 3 cucharadas soperas como máximo de aceite por persona (o el equivalente: 10 gramos de mar9arina vegetal más 1 cucharada sopera de aceite) y 15 a 20 gramos de manteca (o el equivalente dos cucharadas soperas al ras de crema fresca igual a 10 gramos de manteca, es decir el volumen de dos nueces)

- Carnes grasas, embutidos, preparaciones como empanadas y tartas, las facturas y medialunas: una vez por semana como máximo.

- Confituras y gállete dulces.

- Frituras (papas fritas, papas noissettes, pescado enharinado, etc.)

- Caramelos y golosinas.

- Bebidas azucaradas.

- Bebidas alcohólicas incluyendo vino y cerveza.