Entrada destacada

acne facial

Como mencionamos en oportunidades anteriores el acné se puede clasificar en cuatro grados. Sólo el que está enmarcado como de primer grado...

domingo, 6 de febrero de 2011

La Salud del Planeta Tierra


Aunque parezca insólito hay gente que a pesar de las evidencias sigue minimizando la importancia de los problemas que amenazan al planeta. Sin ningún tipo de remordimientos estas personas se dedican a desestimar cualquier información que ponga de manifiesto los comportamientos que atenían contra la vida y el futuro de la Tierra.

Así, se niega que el calentamiento global sea una amenaza concreta, y se argumenta que una pérdida del ozono estratosférico es parte de un ciclo natural que se da en ciertas temporadas, y no es atribuible a la acción de los químicos hechos por el hombre. A favor de los pesticidas. aseguran que gracias a ellos es posible lograr una provisión alimentarla más abundante y variada para el mundo y se esconde que son uno de los factores que aumentan el riesgo de cáncer y de cierto tipo de enfermedades en los niños.

¿Qué es lo que mueve esta tendencia evidentemente suicida de tantos miles de pobladores de la Tierra? ¿Puede decirse que estos antiecologistas son simplemente Ingenuos que se niegan a ver la realidad? No es así, según muchos de ellos. Su Intención es la de contrarrestar las posturas alarmantes y muchas veces exageradas de los ecologistas.

Una de sus preguntas principales es si las industrias que contaminan son culpables hasta que se demuestre lo contrario como pretenden los militantes verdes o si debe concedérseles el beneficio de la duda tal como rigen los principios del derecho.

Sostienen que desde hace una década las prioridades ecologistas se han distorsionado y no reflejan los riesgos más importantes para la ecología. Acusan a la comunidad ecologista de haber perdido de vista la meta, que era equilibrar las necesidades de la gente con las de la naturaleza.

Algunas de las preguntas más insólitas vienen de economistas que dicen querer asegurarse de que haya una ciencia sólida, no pánico público sin fundamento, respaldando las caras políticas y regulaciones determinadas para proteger a la ecología. Al igual que los ecologistas, admiten los problemas del planeta pero se oponen firmemente a las tácticas del fin del mundo que utilizan algunos grupos ecologistas para aumentar los temores de la gente. Ecología, economía y política: un trío que ojalá algún día llegue a unificar ideas en favor de una vida mejor para todos.

1 comentario: